¿Black bass en invierno?

Con la llegada del invierno, nuestro amigo el bass se esconde en las profundidades abisales de los pantanos, aletargados y con escasa actividad... o no. Hoy voy a explicaros mi experiencia personal de la pesca del bass en invierno e intentaré desmitificar falsos tópicos que no se por cual o qué motivos se han extendido sin, a mi opinión, una base sólida para ello.

Cuando llega el invierno, los basses tienen un patrón fijo a priori, es decir, santuarios profundos donde se establecen esperando que pase el frío. Tal vez esto pueda ser cierto, pero si así fuera, deberían estar apilados a cientos unos encima de otros, y creo que esto no ocurre. Bromas aparte, cada pantano es un mundo, según, no sólo por su ubicación geográfica o de altitud, si no que la profundidad máxima del mismo afectará de igual manera en la temperatura, ya que los pantanos menos profundos conseguirán alcanzar una temperatura óptima mucho antes que los que tienen 'zonas abisales'. Estos son los motivos por los que la freza se adelanta a febrero en algunos pantanos, y en otros se retrasa hasta junio.

Pero bueno, es verdad que los verdes se acumulan en zonas más 'calientes' del pantano, como piedras, vegetación sumergida y estructuras que dan ese gradito más que el bass necesita para resistir la crudeza del frío, pero no es menos cierto que un bass necesita alimentarse y, aunque ralenticen su metabolismo, hay un momento del día en el que los peces buscan sus presas, al igual que los peces pasto buscan su comida.

Por regla general, los basses en invierno se activan un poco a primera hora de la mañana, para después quedarse inactivos hasta las horas centrales y finales del día en la que retoman su actividad, siendo estas últimas horas, siempre que el sol sea generoso aún siendo invierno, las más interesantes para tentar al black bass.

Lo cierto es que si en la pesca del bass un factor fundamental es la localización de los peces (puedes tener la mejor técnica del mundo y los mejores materiales que si pescas en un bañera no vas a tocar al verde) en esta época del año, al igual que en verano, este factor se torna fundamental.

Buscaremos siempre zonas de piedra que asomen fuera del agua, así como vegetación y estructuras como pilares de puentes, y si estas zonas están junto a zonas más profundas, hemos dado con el lugar que, a priori, nos puede dar peces.

Hay que tener en cuenta que los basses, debido a esas bajas temperaturas, no van a realizar grandes esfuerzos a la hora de cazar, por lo que, al contrario de lo que se suele decir, no es muy recomendable, por regla general, utilizar grandes ni voluminosos señuelos, ni técnicas demasiado 'pesadas'. El bass sólo se moverá cuando pasemos el engaño por su hocico y que resulte los suficientemente pequeño como para que no tenga que realizar un gran esfuerzo. En mi caso, yo en invierno suelo pasearme por el pantano buscando esas zonas calientes donde pasaré todo el día, pues, aunque no tengamos suerte en un principio, finalmente serán estas zonas querenciosas las que nos darán frutos. Suelo ir con dos cañas, una medium o medium heavy para spinnerbaits como la novedosa Atlas de Castaic, para intentar localizar peces activos, y otra light o medium light para técnicas finesse.

Una vez localizado el lugar, suelo hacer una batida con la spinner a diferentes profundidades (incluso haciendo slow rolling), repitiendo una y otra vez en los puntos que pienso pueden esconder algún pez. Después de 'machacar' con el power fishing, me dedico de lleno a las técnicas finesse, es decir, drop shot, split, neko, shaky head y mi preferida, el wacky. Para ello monto en mi caña light mi shimano rarenium con un trenzado power pro de 10 libras, 0,10 mm de diámetro, y un bajo de fluorocarbono de 6 u 8 libras dependiendo de la claridad de las aguas.

Para mi pesca a wacky utilizo un anzuelo plomado del tipo T-Genius de OMTD y una lombriz como la Finesse de Zoom, así puedo hacer lo que los japoneses llaman el flick shakin', que no es más que dar pequeños golpes de muñeca para conseguir que la lombriz se retuerza y así atraiga a los más indecisos peces. Os puedo asegurar, que si algún pez está mínimamente activo, con esta técnica conseguiremos que se arranque hacia nuestro vinilo, eso sí, en estas fechas solamente notaremos un toc en la caña, para luego sentir la tensión del peso del bass, por lo que deberemos clavar en ese momento. Muchas gratas sorpresas como la de la foto os dará esta técnica en invierno.

Pues eso.
  • Viernes, 17 Enero 2014
  • Creado por
    Todo Pesca Tienda S.L.
  • Categorias
  • Favoritos
    Añadir a favoritos
  • Votar
    (1 voto)
Top

Contacto

Nuestros datos de Atención al Cliente  son los siguientes:

Tlf.: 956 373 663
Email: Esta dirección de correo electrónico está siendo protegida contra los robots de spam. Necesita tener JavaScript habilitado para poder verlo.

Métodos de Pago

iconos formas pago